La clave para prevenir la adicción tecnológica en los adolescentes

Los adolescentes han nacido rodeados de un medio digitalizado. No vivieron otra época donde las cosas se hacían a mano y con técnicas que hoy les parecen primitivas. No pueden imaginarse otras formas de comunicación que no sean las virtuales.

Son muchos los beneficios que ofrece la utilización de las nuevas tecnologías :

– Permiten manejar y disponer de todo tipo de información
– Ponen al alcance de forma innovadora el conocimiento científico
– Ofrecen gran cantidad de posibilidades de ocio y entretenimiento
– Facilitan nuevas maneras de relacionarse y comunicarse
– Permiten localizar a personas y estar conectados con los amigos
– Estar en contacto con grupos de iguales sin estar físicamente juntos.

La tecnología es un recurso de un gran atractivo y con fuerte carga emocional para el adolescente pero, a las vez, la etapa evolutiva por la que está atravesando lo hace más vulnerable a su poder adictivo

– pueden acceder a contenidos inapropiados
– disminución del rendimiento escolar
– riesgo de aislamiento, contacto con desconocidos
– acoso o pérdida de intimidad.
– suplantación de la identidad
– pérdida de la noción del tiempo
– tendencia al consumismo
– problemas como el ciberbullying

El abuso de las tecnologías más usadas por los adolescentes, que son la computadora y el teléfono móvil, termina por repercutir en su rendimiento escolar, a la vez que, algunas investigaciones demuestran que aquellos que abusan más de los soportes electrónicos también consumen alcohol de forma excesiva.

Existe un perfil de multiabuso, es decir, el que abusa de las tecnologías se excede en más de una cosa. Las formas de crianza negligentes, las críticas excesivas o las continuas quejas hacia la conducta de los hijos puede tener relación con este uso abusivo. Además la ignorancia de los padres es fundamental en una conducta de este tipo.

Si el tiempo de exposición a estos aparatos es desmedido es fundamental que los padres y docentes muestren otras propuestas para usar el tiempo de ocio, pues en numerosas ocasiones las horas que se pasan frente a las pantallas anulan otras actividades que pueden resultar muy enriquecedoras.

En general el perfil psicosocial que presentan los adolescentes que abusan de la exposición a Internet muestra insatisfacción vital, escasa cohesividad grupal y apoyo familiar, tendencia a la introversión, pensamientos negativos, incomodidad con las relaciones sociales reales y conflictos con pares, como principales características.

Como parte del proceso educativo los padres deben intervenir activamente para evitar que sus hijos se excedan en el empleo de este medio, siempre recordando que los hijos tienden a imitar las conductas de los padres y a veces son estos los que no se pueden controlar a la hora de utilizar los aparatos. A ellos les compete:

– Limitar el tiempo de conexión a la red
– Colocar los ordenadores en sitios comunes en la casa
– Controlar los contenidos visualizados
– Potenciar en los hijos actividades de ocio saludable (deporte, lectura, actividades al aire libre…)
– Ayudarles a desarrollar una adecuada autoestima y habilidades sociales que les permitan el desarrollo de buenas relaciones interpersonales.
– Utilizar señales y alarmas que le indiquen al adolescente que ha pasado su tiempo de uso y debe de desconectarse.
– Enseñar la capacidad formativa de la red, incluyendo Internet como una herramienta de ayuda al estudio y a la formación.
– Instalar filtros de contenido que impidan a los menores el acceso a páginas con contenido no adecuado

Es importante fomentar y educar en el buen uso de la tecnología en los jóvenes, tanto en los hogares como en las aulas. La tecnología está insertada en la vida diaria, pero usarla sin control puede influir negativamente. El hecho de establecer las formas de uso puede ser positivo y contribuir de manera importante al logro de mayor calidad de vida para todos y en especial para los jóvenes

Fragmento de un artículo originalmente publicado por Familia Cristiana

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.