La Francia de Macron

La Francia de Macron

AGENDA INTERNACIONAL | Por Georg EICKHOFF |

Emmanuel Macron ha conquistado el país en menos de un año. Francia es suya. Así parece, por lo menos, ante la segunda vuelta en las elecciones parlamentarias que se celebran el 18 de junio y prometen otra victoria abrumadora al presidente recién electo con un 66.1% de los votos. El presidente más joven de la historia francesa, alumno de jesuitas, se posiciona decididamente en el centro del espectro político y atrae votos de todos los lados. En la ciudad de París, casi el 90% de los votos emitidos lo favorecieron en las presidenciales del mes pasado.

El nuevo partido de Macron se beneficia de la crisis de los partidos antiguos de centro-derecha y centro-izquierda y se ofrece como un dique contra el crecimiento de la ultra-derecha anti-europea. Su gente participa con entusiasmo en las elecciones parlamentarias, mientras los seguidores de los otros, desencantados y frustrados tras las elecciones presidenciales, optan por la abstención.

Macron tendrá una gran mayoría parlamentaria en apoyo a las amplias reformas económicas que propone. Pero los bruscos movimientos en el comportamiento electoral de los franceses demuestran que las adhesiones son volátiles y los apoyos frágiles. Macron tendrá que convencer a su país con resultados.

El “factor Trump” juega electoralmente en Francia como también en Alemania. Los jefes de estado europeos y los máximos representantes de la Unión Europea han descubierto un poderoso mecanismo electoral: criticar a Trump trae votos. Macron, quien es un orador mediocre, pero con buen olfato, lanzó un video de alto impacto a las redes sociales donde ofrece su versión del famoso lema de Trump. En vez de gritar “Make America Great Again” (Hagamos América grande de nuevo) como Trump, Macron defiende, en su video, los Acuerdos de París para la lucha contra el cambio climático, abandonados por Trump, con la frase “Make The Planet Great Again” (Hagamos el planeta grande de nuevo). Si América es grande y nadie le tiene que devolver grandeza, mucho más grande es el planeta y no crece con esta sorprendente falta de elegancia en la oratoria del nuevo tribuno francés.

Macron es un hombre de extraordinario talento y trayectoria. Tiene todo para ser un gran presidente. Hijo de una pareja de médicos, creció en Amiens donde estudió en el colegio de los jesuitas. Para seguir la relación de amor con su profesora de teatro, quien hoy es su esposa, se cambió a uno de los más elitistas colegios de París. Estudió en el prestigioso instituto político Sciences-Po y en la escuela de gobierno oficial ENA. Fue miembro del equipo económico del último Presidente de la República y se hizo millonario en un breve paso por la banca de inversión Rothschild.

Su éxito comunicacional – reflejado en un documental sobre su campaña en el canal de televisión por internet Netflix que se transformó en noticia por derecho propio – y su impacto electoral están creando enormes expectativas. El reto de Macron será no solamente aprovechar las debilidades ajenas sino construir su fuerza propia que todavía no conocemos.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.