The Young Pope ha seducido a millones de espectadores…

La serie The Young Pope (El joven Papa), protagonizada por el atractivo actor Jude Law y dirigida por el aclamado director Paolo Sorrentino tiene secreto. Como cualquier serie exitosa, su fama no se explica por un solo motivo.

Mientras se prepara la segunda temporada, hemos escogido 10 factores que han contribuido al rotundo éxito de la serie que se estrenó el 21 de octubre de 2016 en HBO y que hipotiza cómo sería la Iglesia con un Papa estadounidense que no quiere abrirse al mundo actual.

1. El título. The Young Pope es un título raro para una serie de éxito y sin embargo es parte del encanto pues incluye el concepto “Papa”, asociado en nuestro imaginario colectivo a una persona religiosa y anciana, y el concepto de juventud, creando una especie de contradicción de términos que intriga: ¿Cómo es posible que un Papa pueda ser joven?

2. La verosimilitud. La serie es plausible, y aunque Sorrentino no deja de incluir toques surrealistas (como canguros en los Jardines Vaticanos), la trama parece real. Lenny Belardo, el papa de la serie, parece un pontífice. Uno puedo imaginar a Juan Pablo II o detectar algunas peculiaridades de Benedicto XVI, e incluso del Papa Francisco. La serie cuenta con asesores eclesiásticos, y se nota en la ajustada percepción conceptual, histórica, litúrgica…

3. La banda sonora. Potente y magnética, pegadiza a veces poética, o surrealista y contradictoria como el mismo título de la serie. Se va desde temas tan aparentemente fuera contexto, como “I am sexy and I know it” de LMFAO, a motivos como “X” de Dean Blunt, “Watchtower” de Devlin, “Airplaine” de Jefferson, “I remember” de Sant Saviour o “Deleted Poems” de Venetian Snares.

4. Los actores. El reparto es clave. Jude Law encarna al Papa Pio XIII, el protagonista. Un Papa enigmático, drástico, duro, impenetrable, carente de afecto, solo. Diane Keaton es la religiosa, hermana Mary, asistente de cámara y persona de confianza del Papa, una especie de madre adoptiva, a quien confiere el mayor rango en la jerarquía.

Silvio Orlando ejerce de cardenal secretario de Estado y encarna a la perfección el retrato del colegio cardenalicio al estilo napolitano.

Ludivine Sagnier encarna a Ester, intrigante personaje femenino, mujer de un guarda suizo y una de las pocas personas que entiende enseguida al original Papa. Todos ellos, caracterizados con mucha pulcritud, consiguen que la trama sea creíble.

5. El factor emocional. La serie no es un documental aburrido y burocrático del Vaticano, sino que arranca ya con un trauma emocional y las carencias de la niñez del futuro Papa que consiguen dotar de emoción, y no sólo de emotividad, a toda la serie. En ésta, razón y corazón irán acompasando los pasos del joven Papa.

6. La fotografía. La primera temporada ha sido espectacular por la fotografía. Algunos momentos de la serie son tan gráficamente impactantes a nivel icónico que es difícil olvidarlas. La calidad, la iluminación, la sincronía con la música… son sin duda uno de los secretos del éxito de la serie.

7. La fuerza de las series. El hecho que la serie haya sido concebida como tal y para Internet le ha dotado de un viralidad que difícilmente hubiera alcanzado como serie televisiva tradicional. HBO, como Netflix, ha comprendido que en Internet las series crean una relación aún más intensa que las de la era de la televisión.

8. La mujer. El papel femenino en la serie es muy interesante. Desde Diane Keaton, mujer fuerte y puntal en la vida del Papa desde su niñez, hasta Ester y su intuición, unida a la determinación de Claire como relaciones públicas o a la leyenda de la beata Juana. Son modelos muy distintos femeninos que salpican la institución eclesiástica con otra visión.

9. El impacto entre los jóvenes. La serie ha tenido gran repercusión entre jóvenes, no necesariamente creyentes. La ven seducidos por su calidad profesional, por una historia potente, con actores de primera línea y con una conexión con la realidad.

10. Una Iglesia de rostro humano. El mensaje que recorre la serie es que existen maneras distintas de ejercer el poder en la Iglesia. Las conversaciones del Papa con diferentes personas, sus discursos, sus consejos, los consejos que le dan, las críticas… son elementos que permiten una discusión a partir de la serie sobre la institución eclesial y abren un debate, que en época del Papa Francisco adquiere unas dimensiones muy pertinentes: ¿debe la Iglesia cerrar o abrir sus puertas? ¿Qué es la bondad? ¿Qué sentido tiene la evangelización?

No faltan cristianos que se han escandalizado ante la representación del Papa joven. Todos, sin embargo, escandalizados o no, se encuentran ante un interrogante: ¿Por qué “The Young Pope” ha suscitado tanto interés, particularmente entre los jóvenes?

· “Hemos olvidado a las mujeres y niños que salvarán este mundo con su amor y su bondad”

· “La bondad, si no se combina con la imaginación, corre el riesgo de quedarse con mero exhibicionismo”.

· “-Está durmiendo, su santidad?
-No, eminencia, estoy rezando. Por usted.”

· “Libertad y miedo siempre van de la mano, como un matrimonio mayor, dispuestos a morir el uno por el otro”

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.