Cox, Comey y McConnell

Cox, Comey y McConnell

AGENDA INTERNACIONAL | Georg EICKHOFF

Archibald Cox fue el fiscal especial que investigaba contra el Presidente Richard Nixon. Cuando este, en 1973, decidió despedirlo, precipitó el fin de su propia presidencia. El Presidente Donald Trump acaba de despedir al jefe de la policía federal FBI James Comey quien investigaba las relaciones de la campaña de Trump con Rusia.

Muchos se preguntan ahora si esto será el principio del fin de la presidencia de Trump. Habrá que observar, entre otras muchas cosas, cómo actuará el líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell. En gran medida, el futuro de Trump está en sus manos.

McConnell, de 75 años, cuenta entre los parlamentarios más poderosos y más odiados en Washington. En 1964, empezó su vida en el Senado como pasante. Desde hace 32 años, representa al estado de Kentucky en la cámara alta. Y ya lleva 10 años como líder de los republicanos en la misma.

Cuando Barack Obama fue electo, McConnell acuñó el dicho de que lo más importante era que no fuera reelecto. Su poder no bastó para tanto. Pero, si pareció casi un milagro que Obama llegara a la Casa Blanca, un milagro más grande fue sobrevivir la política obstruccionista que orquestaba McConnel.

El viejo zorro de Kentucky tiene mucha razón cuando se siente como miembro de la casta de políticos que Donald Trump atacaba con fervor durante su campaña. Lo apoyó tarde y con tibieza.

Cuando, hace un año, el candidato Trump criticó a un juez federal por ser contra él y de origen mexicano. McConnel decidió apoyar al juez diciendo: “Es un hombre nacido en Indiana. Todos vinimos aquí de alguna otra parte.”

McConnell cuenta entre los senadores con mayores fortunas personales. Parte importante de su patrimonio viene de la familia taiwanesa de su segunda esposa Elaine Chao quien fue miembro del gabinete del Presidente George W. Bush y lo es del gabinete de Trump.

El hombre retratado en una polémica biografía bajo el título “El cínico”, es, sin duda, un pragmático y, quizás con la edad y los millones, cada vez menos preocupado por su popularidad. En los momentos grandes de su vida, según él, se encontraba en la acera de en frente del Presidente de los Estados Unidos.

Ciertamente es muy temprano para decir si la caída del jefe del FBI James Comey es preámbulo de la caída de Trump, como mucho se ha especulado en estos días. Pero con la misma certeza se puede decir que si tu futuro político depende de un hombre como McConnel, como es el caso de Trump, entonces empiezas a ya no apreciar tanto su proverbial flexibilidad y quizás dejas de dormir bien.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.