¿Por qué este pueblo colombiano pasó de comer tortugas a conservarlas?

Los habitantes de la localidad colombiana Puerto Triunfo, localidad del departamento de Antioquia, han cobrado notoriedad en los últimos años debido a un cambio en sus hábitos alimentarios un tanto particular.

Es que la dieta cotidiana de estas personas, y muy marcada en su gastronomía, desde siempre estuvo integrada por las tortugas de río (podocnemis lewyana). Sin embargo, desde hace siete años está en marcha una iniciativa de conservación que provocó que se empezara a trabajar por la reproducción de las tortugas y año tras año liberan un gran número de ellas porque están en peligro de extinción, indica un reporte de EFE.

En los últimos días fueron liberados 100 ejemplares en las aguas del Río Claro detrás y contó con el apoyo del Centro de Conservación y Protección de la Tortuga de Río (empezó a funcionar en el año 2010).

Esta iniciativa también está enmarcada dentro de un plan de educación para los pobladores, ribereños, pescadores y hasta los propios cazadores de tortugas. Precisamente, en esta localidad una de las actividades más importantes para su economía es la pesca.

“Las liberaciones son un momento importante para la biodiversidad. Se aporta vida a los humedales, al río y a los humanos a través el conocimiento”, dijo a EFE Isabel Romero Gerez, la coordinadora de este centro.

Gracias a esto Puerto Triunfo logró transformarse en un ejemplo de cómo es posible transformar los aspectos de una población muy enfocada a una actividad sin medir  consecuencias. Desde siempre los habitantes han estado acostumbrados a matar y comer. Hoy, las tortugas pasaron a ser protagonistas del lugar, pero por la defensa que se hace de ellas.

“Hemos educado a la comunidad y creado un sentido de pertenencia con las tortugas. Ahora, buscamos no hacerle daño a la naturaleza y garantizar la vida silvestre de esta especie”, señaló a esa agencia la coordinadora, quien también puso como ejemplo el cambio radical que tuvieron algunos.

“En el tortugario hay un hombre que fue un cazador acérrimo de estas especies. Él, que es muy importante por su capacidad para buscar nidadas y coger los huevos, dice que trabaja para reponer todas las tortugas que se comió”, agregó.

En la actualidad las tortugas de río, en esta localidad, ya no suelen integrar el menú clásico de los lugareños, quienes otrora se deleitaban con sus huevos y carne. Tal vez porque de alguna manera estas personas han comprendido, entre otras cosas, una función interesante de estas especies: mientras no se extingan serán garantías de que las aguas no están contaminadas, pues suelen estar presente solamente en aguas limpias y cristalinas.

Con esto queda de manifiesto que un cambio en los hábitos alimenticios puede generar efectos muy positivos. En este caso, lisa y llanamente, la preservación de una especie.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.