Peligro de muerte: en riesgo la libertad de prensa y expresión en México

En tiempos pasados, al periodismo mexicano lo controlaba el gobierno con dádivas y amenazas de cierre (o de restricción de papel); ahora, son las balas del narcotráfico y de la impunidad los que “lo controlan”.

“La libertad de expresión se observa seriamente amenazada en México”, resume, en el capítulo destinado a este país, el informe *Clasificación mundial de la libertad de prensa 2017: un mapa del mundo cada vez más sombrío, *la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).

¿El motivo de esta denuncia? Muy simple: en lo que va de este año 2017, cuatro periodistas mexicanos han sido asesinados y más de veinte (los que se arriesgan a denunciarlo) han sido agredidos por las bandas de delincuentes que asolan algunas regiones del país.

Según el ranking mundial de libertad de prensa de RSF, México se encuentra en el lugar 147 de las 180 naciones analizadas, ocupando Noruega el primer lugar y Corea del Norte el último sitio en este escalafón que radiografía uno de los pilares indiscutibles de la democracia.

La edición 2017 de RSF “muestra la gravedad de los ataques contra los medios de comunicación, así como el triunfo de los ‘hombres fuertes’, que han hecho que el mundo –y en particular, las democracias– entre en la era de la ‘post verdad’, la propaganda y la represión”.

La Clasificación Mundial que publica RSF enseña que la situación de la libertad de prensa podría dar un gran giro, sobre todo en los países democráticos. Según este organismo parece que ya nada detendrá la caída que desde hace varios años experimentan las democracias.

“La obsesión por la vigilancia y el hecho de que no se respete el secreto de las fuentes periodísticas contribuyen a que numerosos países que antes tenían una buena calificación, desciendan en la tabla, como es el caso de Estados Unidos (puesto 43º, -2), Reino Unido (40º, -2), Chile (33º, -2) o Nueva Zelanda (13º, -8)”.

México, no obstante haber avanzado dos lugares en el ranking mundial (del 149 al 147), sigue mostrando altísimos niveles de violencia e impunidad en contra de los periodistas.

“Patria de los cárteles de la droga, México sigue siendo el país más mortífero de América Latina para los periodistas”, lamenta el informe de RSF. Y señala: “Cuando cubren temas relacionados con la corrupción de las autoridades (sobre todo de los gobiernos locales) o con el crimen organizado, los periodistas padecen intimidaciones, amenazas, pueden ser asesinados a sangre fría”.

Por lo demás, se trata de crímenes que suelen permanecer impunes. “Esta impunidad se explica por la corrupción que reina en el país. Algunos políticos tienen vínculos estrechos con el crimen organizado”.

“En el ámbito económico, el paisaje audiovisual mexicano se caracteriza por una extrema concentración: dos grupos poseen casi todos los canales de televisión”, concluye este reporte devastador para el país azteca. Y para su incipiente democracia.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.