Las “ciudades santuario” ganan la primera batalla a la Administración Trump

El pasado 25 de enero, apenas a cinco días de haber tomado posesión de su cargo, el presidente de Estados Unidos Donald J. Trump firmó una orden ejecutiva mediante la cual se bloquearían los fondos federales de las llamadas “ciudades santuario”, es decir, ciudades que “limitaran” su cooperación con las autoridades migratorias.

En otras palabras, ciudades que protegieran a los inmigrantes indocumentados contra las acciones del ICE (Servicio de Migración y Aduanas) o no dieran la información requerida por este organismo gubernamental.

Este martes, sin embargo, el presidente Trump sufrió el tercer revés en sus políticas migratorias cuando un juez de San Francisco (California), William Orrick III, bloqueó el plan de la Administración contra “ciudades santuario”, ciudades tan importantes como lo son el propio San Francisco, así como Nueva York, Chicago, Filadelfia o Los Ángeles.

Desde luego, la suspensión de la acción ejecutiva no es definitiva, y podría llegar al Tribunal Supremo de Estados Unidos. Sin embargo, el revés se produce poco tiempo antes de que Trump cumpla sus primero cien días en la Casa Blanca, en los que había prometido acciones espectaculares en materia migratoria.

El juez Orrick III aceptó la demanda entablada por los condados de Santa Clara y San Francisco, ambas condados de California (el Estado con mayor población hispana de Estados Unidos) quienes adujeron “el daño irreparable” que sufrirían si les son retirados los fondos federales.

La sentencia de Orrick III no es definitiva, sino que solamente suspende la acción ejecutiva del gobierno de Trump hasta que no se resuelva en tribunales. Por lo pronto, el juez dijo que así “no se puede aplicar a nivel nacional”. Además, subrayó que el presidente estaba “excediendo su autoridad constitucional” al tratar de castigar a los gobiernos locales que no estaban de acuerdo con sus políticas de inmigración.

La decisión enfureció a la Casa Blanca, que la calificó como una decisión “unilateral”. En un comunicado, el gobierno del presidente Trump sugirió que perdió una batalla pero que ganaría “la guerra” si fuera necesario en el Tribunal Supremo.

La acción del juez de San Francisco, según el comunicado de la Casa Blanca, es un “escandaloso ejemplo de extralimitación de un juez distrital individual no electo por el pueblo”.

“El fallo erróneo de este juez de San Francisco es un regalo para las bandas criminales y los cárteles en nuestro país, que empodera las peores formas de trata de personas y explotación sexual, y pone en riesgo miles de vidas inocentes”, terminó diciendo el comunicado.

Para el gobierno de Estados Unidos, las autoridades locales de San Francisco y otras grandes “ciudades santuario” tienen “las manos manchadas de sangre” de ciudadanos estadounidenses muertos a manos de inmigrantes sin papeles.

Sólo entre 2014 y 2015 las ‘ciudades santuario’ rechazaron más de 17 mil peticiones del ICE que permiten a las autoridades retener a un detenido durante 48 horas adicionales para decidir si es acusado formalmente o deportado.

Según un análisis de febrero pasado del grupo independiente “Open the Books”, que aboga por la transparencia en la política, el gobierno federal desembolsó cerca de 27,000 millones de dólares para 106 ciudades “santuario” en el año fiscal 2016.

Cabe, finalmente, considerar que más de la mitad de los 11 millones de inmigrantes sin papeles legales de residencia viven en 20 áreas metropolitanas, en decenas de ciudades que sirven de “santuario”, según el Centro de Investigación Pew.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.