El pianista peruano que busca llevar su música al Vaticano

Viajar a través de su música es sencillo. La destreza de sus dedos va hilando armoniosas melodías. Sus preludios hablan de su vida hecha canción, se trata de Julio Ballón Aytour Di Vallebella, pianista peruano radicado en Chile hace 25 años, quien llegó a su país natal, para estremecer corazones.

“La música es mi libertad absoluta. Un lenguaje de Dios” reflexiona el compositor. Vivaldi marcó su camino siempre, cuenta el músico para Aleteia. Desde los 5 años se dejó cautivar por este arte. Ahora intenta entregarlo al servicio de Dios. “Laudate Dominum” (alabado seas) es el tema que está interesado en introducir en el Vaticano.

El arte veneciano lo convierte en un amante de la música, del barroco italiano. El pianista peruano demostraba inclinaciones para la composición. Su primera obra compuesta la realizó a los tres años se trataba de un preludio para piano.

El compositor de músicas para orquestas y coros reconoce que su amor por este arte nació en su país. “Yo nunca me fui del Perú”, sonríe. Vivió su infancia y adolescencia en el país.

Recientemente ha realizado una serie de presentaciones en su país natal del 22 al 27 de abril en el centro cultural de la Universidad Cayetano Heredia en Lima, capital del Perú.

Julio ha logrado también transmitir el amor por su tierra natal en cada una de sus melodías. Conocido como el nuevo “Vivaldi” le dedicó a este distrito la melodía “Los acantilados de Miraflores”. El recinto natural no se compara con ningún otro en el mundo.

Ahora desea servir a Dios con su música. “Sería para mí un gran honor tocar en el Vaticano”, indica. Son tres las piezas musicales que espera puedan llegar a la Santa Sede se trata de “Laudate Dominum”, villancicos y otro dedicado al “Papa de la sonrisa” Juan Pablo I.

Luego de sendos conciertos en Perú el amante de la música busca presentarla a los jóvenes como un espacio para crear en libertad. “La paz y armonía que nos ofrece la música es lo que salvará al mundo”, finaliza el músico peruano.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.