Cómo vestir (y qué regalar) en un Baby Shower

La llegada de un bebé es maravillosa y las fiestas para celebrarlo suelen ser así. La gente va con una muy buena vibra, no hay drama, la atmósfera se llena de ternura y el amor está en todas partes.

Generalmente, los Baby Shower son ocasiones semi-formales. La idea es que luzcaz linda porque se toman muchas fotos pero estés cómoda porque muchas veces se hacen juegos o actividades. Tampoco hay que exagerar, tenemos que estar conscientes que la mayoría de las embarazadas sufren un poco con su aspecto en el último trimestre, así que queremos que ellas sean las protagonistas y no vean lastimada su autoestima porque llegamos con una falda nueva y los tacones más altos de la tienda.

Jeans: Son sumamente prácticos, sobre todo si vas a colaborar en algo de la organización o montaje del evento. Particualrmente, recomiendo los oscuros y con algo de material stretch para darle un toque de formalidad pero puedas pararte y agacharte fácilmente. Si está haciendo mucho calor, puedes optar entonces por unos pantalones de tela ligera y anchos.

Vestido: Si el Baby Shower coincide con la primavera o el verano, un vestido (por debajo de la rodilla o largo) con un lindo estampado es la perfecta opción. Te dará un aire boho chic muy relajado y femenino acorde a la ocasión.

Top: Dependerá del tipo de pantalón que utilices y el clima de ese día. Si utilizas skinny jeans, puede ser una blusa suelta y larga; si son pantalones anchos, un top más ajustado para hacer balance; o simplemente puedes optar por una clásica camisa blanca y ponerte más creativa con los accesorios. Si la fiesta coincide con la época caliente del año, opta mejor por prendas de tonos pasteles.

Zapatos: Pueden ser ballerinas, sandalias planas o hasta unas con una ligera plataforma de corcho. Los pumps súper altos y esas sandalias fabulosas de tacón finito, déjalas para tu salida con tus amigas no embarazadas (lo digo también por tu comodidad).

Accesorios: Aquí en realidad no hay reglas, sólo que combinen con tu atuendo y brinden alegría. Pueden ser unos coloridos aretes, un anillo vistoso o un brazalete con bastantes díjes que será el foco de atención cuando estés entregando todos esos regalos.

Maquillaje: Simple pero sofisticado. Trata que la atención esté en tus ojos y no en tu labial, ya que en estos eventos uno suele estar comiendo muchas cositas y no querrás estar preocupada de estar retocándolo a cada rato. Aprovecha que ahora están de moda los iluminadores para tener un rostro radiante que combine con el glow natural de la futura mamá.

– Están las cosas básicas como: ropa, esterilizadores de biberones (si son los de microondas, mucho mejor), almohadas y mantas con el nombre del bebé bordado, juguetes o alguna medalla religiosa.

– Un libro infantil. Creo que es algo que se ha perdido y no hay nada más bonito que se recupere esa tradición de la madre contándole un cuento a su hijo antes de dormir, arrullándolo con su voz. Además, hay unos realmente hermosos que hasta servirán de decoración.

– Regalos para la madre. Créanme, la mayoría va a inundar al pequeño con obsequios, así que no estaría mal pensar en mamá: puede ser desde un lindo set de cremas y perfumes para que se consienta hasta comprarle una semana de servicio delivery de comida para cuando regrese a casa del hospital (porque lo que menos va a querer hacer es cocinar). ¿Quieres lucirte aún más? Compra algo para el futuro papá también.

– Una planta para la casa. Es algo diferente y es un símbolo de vida. Eso sí, nada de flores porque podrían ocasionarle alergias al pequeño.

Por último, disfruta mucho de este día y, sobre todo, hazlo muy especial para la futura madre. Ella luego no tendrá el mismo tiempo disponible ni estará tan relajada, así que es el mejor momento para celebrar la vida en todo su esplendor.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.