Universidad que lucha

Universidad que lucha

AGENDA INTERNACIONAL | Por Georg EICKHOFF |

En estos días llegan muchas noticias de Venezuela y de su lucha contra la dictadura. La Conferencia Episcopal de Venezuela denuncia el intento del gobierno de instalar un régimen totalitario por medio de una asamblea constituyente impuesta sin voto popular universal y secreto.

Para entender a más profundidad lo que está pasando en Venezuela, vale la pena echar un vistazo al rol interesantísimo que juega, en la vida política venezolana, la Universidad Católica Andrés Bello. Se trata de la universidad privada más grande y más prestigiosa del país.

Desde los inicios de la vida democrática en Venezuela, los estudiantes jugaban un rol importante en la política. Los presidentes Rómulo Betancourt y Raúl Leoni formaban parte de la emblemática “Generación del 28” que se rebeló contra el dictador Juan Vicente Gómez. El demócrata cristiano Rafael Caldera, nacido en 1916, era demasiado joven para pertenecer a esta generación. Pero sí fue profesor de derecho, en la Universidad Central de Venezuela, hasta llegar a la Presidencia en 1969. La política estudiantil de esta universidad pública, la más grande del país, siempre era una cantera de futuros políticos, hasta en el caso de aquellos que hoy conforman la dictadura chavista.

La política venezolana está acostumbrada a la influencia de las universidades. Esto beneficia un rol impactante de la universidad jesuita que hace vida en un bellísimo campus tropical, en medio de barrios populares, en el Oeste de Caracas.

Venezuela escucha la voz del actual rector, del Padre José Virtuoso, y quizás aún más la del ex rector, del Padre Luis Ugalde. El nuevo General de los jesuitas Arturo Sosa forma parte de este triunvirato con impacto político. Algunos observadores hasta se sorprendieron cuando no fue el Padre Sosa quien sucedió a Ugalde en el rectorado de la UCAB.

Recientemente, el Padre Ugalde, rector de la Universidad Católica Andrés Bello de 1990 a 2010, explicó al público venezolano las palabras a veces un poco improvisadas del Papa Francisco sobre Venezuela, agregando que, en la duda, es la voz de la Conferencia Episcopal (por demás muy clara) que cuenta en los temas políticos nacionales. Hizo el ejercicio ignaciano de “salvar” las palabras del otro. Conociendo a Ugalde de cerca y a Francisco de lejos, pero por la abundancia de la información, diría que están cortados con la misma tijera.

Pero no son solamente los rectores y profesores de la UCAB que impactan en la vida política venezolana. Son, sobre todo, sus estudiantes y egresados. El candidato presidencial Henrique Capriles es egresado de su facultad de derecho. Los líderes políticos David Smolansky, Freddy Guevara y Manuela Bolívar, entre otros muchos, vienen de la UCAB. El preso político Yon Goicoechea fue líder estudiantil de la Católica y dijo, hace ya algunos años, en su discurso de debut como político de partido, que venía para “amar y servir”, citando los ejercicios ignacianos.

Estoy seguro que el primer presidente venezolano, después de la dictadura, será un ucabista, y si no él mismo, entonces lo serán muchos ministros de su gabinete porque la Universidad Católica Andrés Bello es punta de lanza en la lucha por la democracia en Venezuela.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.