¿Cuánto cuesta (de verdad) tener un auto?

Cada día nos bombardean con numerosos anuncios de automóviles de todo tipo, ajustados a cada uno de los perfiles y de los bolsillos, con múltiples descuentos y facilidades financieras. Además, desde que se augura una subida de tipos de interés, el márketing de las financieras de autos se ha intensificado para lograr posiciones en el mercado, aprovechando los actuales bajos tipos de interés. El abanico de posibilidades es tan amplio y la publicidad tan agresiva que parece insensato no cambiar o simplemente adquirir uno más.

Lo que evidentemente obvian los vendedores de coches es que más allá del precio del propio vehículo, el mantenimiento entraña una serie de costes que no son precisamente bajos. No obstante, es raro que las personas realicen el cómputo de cuánto les cuesta al mes su propia movilidad. Por eso mismo hoy hacemos una aproximación a este coste para que el lector tome sus decisiones de forma completa y adecuada.

En primer lugar voy a considerar tres tipos de vehículos: un turismo berlina o utilitario, un monovolumen familiar y un todoterreno. Evidentemente que en el mercado hay más variedad de tipos, y por cada tipo hay una heterogeneidad de marcas importante pero no pretendo una medición exacta si no un valor promedio que sirva de orientación. Además, voy a realizar otras simplificaciones: la vida útil del coche será de 10 años y la movilidad requerida será de 2000 km al mes.

En primer lugar considere los costes de operación como aquellos en los que debemos incurrir para poder operar con el vehículo. Esto es el seguro obligatorio, el impuesto de circulación y la Inspección Técnica de Vehículo (ITV) que hay que ir realizando a lo largo de los 10 años de vida útil. En la tabla siguiente se detallan por tipo de coche el coste promedio de la prima de seguro a lo largo de 10 años, así como el impuesto de circulación y las ITV. En la última columna se encuentra el coste repartido en los 120 meses de la vida útil que hemos propuesto.

Hemos tomado como base el coste de un vehículo en España, en cada país habría que realizar la estimación correspondiente:

Aparte del coste que hemos de asumir para poder operar con el vehículo, considere el coste de mantenimiento. Es decir, el coste asociado al desgaste del vehículo y a la necesidad de tenerlo en buenas condiciones para su uso; por lo tanto se refiere a las revisiones mecánicas periódicas anuales o cada cierto número de kilómetros en las que se cambian los filtros, las pastillas de freno, la temida correa de distribución y un largo etc.

Además hay que contemplar el cambio de neumáticos y las posibles reparaciones. Por otra parte contemplo un gasto de limpieza de sólo 5 euros al mes. La tabla desglosa por tipo de vehículo el total de todos estos conceptos sumados a lo largo de 10 años.

Asumiendo la necesidad de movilidad mensual de 2000 km podemos estimar el coste de combustible usando la media de consumo por cada 100 kilómetros de cada tipo de vehículo y tomando el precio del combustible de los últimos 5 años que asciende a 1.25 €/litro de gasóleo A y 1.33 €/litro de gasolina 95 sin plomo.

Por lo tanto como resumen podemos contemplar que el coste de la movilidad con un coche en propiedad rondaría los valores totales expresados en la siguiente tabla:

Es decir, al margen de la cuota mensual de compra de un vehículo, el propietario tiene que hacer frente una suma cuantiosa de dinero cada mes. Por lo tanto a la cuota financiera mensual que vamos a tener que hacer frente al adquirir el coche hemos de sumarle una cantidad que supera en bastante la propia cuota.

Usando precios orientativos y considerando que al cabo de los 10 años el valor residual se acepta que ronda el 10% del valor inicial de compra; el coste de capital adquisición y el coste financiero asociado por tipo de coche alcanzaría los valores mensuales:

En resumen, cuando estemos estudiando la posibilidad de adquirir un coche, pensemos cuál va a ser el coste de nuestra movilidad. Aparte del coste de aparcamiento, el coste total para un turismo asciende a los 443 euros/mes, el de un monovolumen a 624 euros/ mes y el de un todoterreno 743 euros/mes.

Tal vez ayude a pensarlo con la siguiente perspectiva. Si la movilidad diaria en transporte público para los usuarios que irían a moverse con el vehículo no supera los 15 euros diarios, no valdría la pena comprar coche. En el caso de monovolumen, unos 20 euros al día; y en el caso de un todoterreno, unos 25 euros /día.

Al final, teniendo en cuenta que el coste de adquirir el vehículo sólo significa alrededor de un tercio del coste total, incluso si te regalan un coche, adaptando el poema de Julio Cortázar, te regalan “un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire (…) No te regalan” un coche,” tú eres el regalado”. Analicemos pues el coste de nuestra movilidad para evitar que, bombardeados de tanta publicidad, acabemos siendo nosotros mismos los regalados.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.