Papa Francisco a la Acción Católica: Contagien la alegría de la fe, con concreción y sin estructuralismos

La misión de la Acción Católica hoy es la formación de discípulos misioneros: con estas palabras el Papa Francisco se dirigió en la mañana de este 27 de abril a los participantes en el II Congreso internacional de la Acción Católica, centrado en el tema “Acción Católica es misión con todos y para todos”.

Dirigiéndose a los 300 participantes en su lengua madre, el Papa desarrolló un extenso y explicativo discurso dividiéndolo en temas: Carisma a la luz de Evangelii gaudium, las pautas de acción, los sujetos o agentes, los destinatarios y el estilo que tiene que tener la Acción Católica, finalmente su Proyecto. “Me voy a permitir salir del texto y decirles lo que siento”, afirmó Francisco.

A través de los seis puntos contenidos en el texto escrito, el Obispo de Roma evidenció, en primer lugar, el carisma de la Acción Católica y se preguntó “cómo podemos reformular el carisma a la luz de Evangelii gaudium, que es el marco de toda la acción apostólica hoy en la Iglesia”.

Francisco indicó que el carisma del AC tiene que ser “el de la misma Iglesia encarnada entrañablemente en el hoy y el aquí de cada Iglesia diocesana”, apoyada en cuatro pilares fundamentales: oración, formación, sacrificio y apostolado, de los cuales el apostolado dadas las características de este momento “que tiene que ser lo distintivo, recalcó Francisco, la pata donde apoya primero”. “Hay un dinamismo integrador en la misión”, aseguró.

Planteando cómo renovar el compromiso evangelizador, el Santo Padre indicó que la misión es la tarea fundamental de la Acción Católica e invitó a renovar y actualizar este compromiso para la evangelización, llegando a todos y a todas las periferias existenciales de verdad, asumiendo la totalidad de la misión de la Iglesia “en generosa pertenencia a la Iglesia diocesana desde la Parroquia”.

Hablando de los agentes, Francisco indicó que todos los miembros de la acción católica son dinámicamente misioneros y los exhortó a dejar que el Espíritu Santo los conduzca. “Él es el maestro interior que va iluminando nuestro obrar cuando vamos libres de presupuestos o condicionamientos”, aseguró.

Que la Acción Católica esté presente en el mundo político, empresarial, profesional, en las cárceles, los hospitales, las villas, las fábricas”, pidió el Papa para que no se transforme en una institución de “exclusivos que no le dice nada a nadie, y tampoco a la misma Iglesia. “Todos tienen derecho a ser evangelizadores”, insistió. Y en este sentido el Pontífice afirmó que se tiene que popularizar más la Acción Católica: “La Acción Católica no puede estar lejos del pueblo sino en medio del pueblo” y agregó que para poder seguir este camino “es bueno recibir un baño de pueblo”.

El Papa enumeró después los pasos por los que tiene que pasar el “proyecto” de la Acción Católica: primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar, haciendo camino juntos. ¡Contagien la alegría de la fe! No caigan en la tentación del estructuralismo, exhortó Francisco. La pasión católica, la pasión de la Iglesia es vivir la dulce y confortadora alegría de evangelizar.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.