Papa Francisco: El Evangelio se anuncia con humildad, no con el poder

El anuncio del Evangelio debe hacerse con humildad, venciendo la tentación de la soberbia. Es la exhortación que hizo hoy Papa Francisco en la Misa matutina en Casa Santa Marta – en la fiesta de San Marcos evangelista – en la que tomaron parte los cardenales del C9. El Papa reafirmó la necesidad de que los cristianos “salgan para anunciar” y manifestó que un predicador debe siempre estar en camino y no buscar “asegurarse la vida”, quedándose quieto y seguro.

Jesús da la misión a los discípulos: anunciar el Evangelio, “no quedarse en Jerusalén” sino salir a proclamar la Buena Noticia a todos. El Papa Francisco se detuvo, en la homilía, en el evangelio de Marcos que narra el mandato dado por el Señor a los discípulos, y observó que “el Evangelio se proclama siempre en camino, nunca sentados”.

Hay que “ir adonde Jesús no es conocido o donde Jesús es perseguido – dijo – o donde Jesús está desfigurado, para proclamar el verdadero Evangelio”.

“Salir para anunciar. Y también, en esta salida va la vida, se juega la vida del predicador. Él no va sobre seguro, no hay seguridad en la vida de los predicadores. Y si un predicador intenta asegurarse la vida, no es un verdadero predicador del Evangelio: no sale, se queda seguro. Primero: ir, salir. El Evangelio, el anuncio de Jesucristo, se hace en salida, siempre; en camino, siempre. Tanto en camino físico como en camino espiritual, como en camino de sufrimiento: pensemos en el anuncio del Evangelio que hacen tantos enfermos – ¡tantos enfermos! – que ofrecen sus dolores por la Iglesia, por los cristianos. Siempre, salen de sí mismos”.

Pero cómo es “el estilo de este anuncio”, se pregunta el Papa. “San Pedro, que fue el maestro de Marcos – responde – es muy claro al describir este estilo”: “El Evangelio se anuncia en humildad, porque el Hijo de Dios se humilló, se anonadó. El estilo de Dios es este” y no, “no hay otro”. “El anuncio del Evangelio – añadió – no es un carnaval, una fiesta”. Este “no es el anuncio del Evangelio”.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.