¿Es bueno que los niños sean vegetarianos?

Desde hace varios años, el vegetarianismo viene siendo un tema de creciente interés en la población, principalmente como práctica alimentaria en adultos, pero últimamente se ha implementado también en niños.

Por eso la pregunta es, ¿qué pasa si los padres son vegetarianos y su hijo también? Un niño que no come carne ni pescado, en algunos casos -como los veganos- ni lácteos ni huevo, ¿está bien alimentado?

Han surgido varias polémicas en Europa por implementar esta práctica en niños, ya que si se la lleva a cabo con una mala planificación, puede producir deficiencias nutricionales y provocar patologías como la anemia. Por esta razón es tan importante tomar los cuidados pertinentes a la hora de adoptar este estilo de alimentación en niños.

En este sentido, la Asociación Americana de Pediatría dice que, tomando los recaudos pertinentes, una dieta vegetariana o vegana bien planificada de la mano de un médico y nutricionista puede ser totalmente compatible con el estado de salud en cualquier etapa del ciclo vital.

Las dietas no recomendables para bebés y niños son aquellas extremadamente restrictivas, como la frugívora (a base de frutas) o crudívora (apoyada en frutas y vegetales crudos lo menos pelados posibles), porque se han asociado con un deterioro en el crecimiento.

Vegetariano: personas que en sus dietas no incluyen carnes de ningún tipo. Dentro de los vegetarianos, existen diferentes variantes:

Ovo-lacto-vegetariano: además de alimentos de origen vegetal también incluye en su dieta ciertos alimentos de origen animal, como huevos y lácteos.

Lacto-vegetariano: incluye lácteos de origen animal y sus derivados.

Vegano: es quien sigue una dieta basada en alimentos de origen vegetal, sin carnes, lácteos ni huevos, sin excepciones, y excluye en cualquier ámbito de su vida el uso de derivados de animales: cuero, lana, seda, cosméticos, entre otros, oponiéndose también a todo experimento y testeo sobre animales.

A partir de los seis meses, es posible criar a un niño sano con comida y suplementos vegetales. Lo más importante es asegurarse de nutrirlos con una gran variedad de alimentos para proveer la energía y vitaminas necesarias para su adecuado crecimiento y desarrollo.

En los casos de niños veganos, el menú debería incluir vegetales, papas, cereales como avena, polenta, mijo, cebada perlada, quinoa, entre otros; tofu, legumbres, granos, semillas, frutos secos, aceite y frutas.

Además, es imprescindible suplementar su dieta con vitamina B12, porque no está presente en los alimentos de procedencia vegetal y una deficiencia de la misma puede poner en peligro la salud del niño.

Se encuentra naturalmente en una amplia variedad de proteínas de origen animal. Los alimentos vegetales no tienen vitamina B12 a menos que estén fortificados. Su uso común es en suplementos.

Tanto el zinc como con los ácidos grasos, los cuidados son los mismos que en las dietas tradicionales.

Es fundamental primero tomar conocimiento y asesorarse con profesionales antes de comenzar cualquier tipo de alimentación restrictiva como la vegana y otras. Hay que tener presente que los requerimientos energéticos y de nutrientes esenciales no son los mismos en todas las etapas de la vida y por supuesto que tampoco en la población vulnerable (niños, embarazadas, lactantes y ancianos.) Por eso, siempre se debe tomar los cuidados necesarios para llevar una alimentación sana y equilibrada.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.