Francisco defiende la dignidad del trabajo 

Francisco defiende la dignidad del trabajo 

El Papa Francisco volvió  a referirse al mundo del trabajo. En su reciente visita a Génova, el Papa Francisco pone el dedo en los muchos flagelos que aquejan al mundo del trabajo.  Dijo que hay una “enfermedad” de la economía que se esconde en la transformación del empresario en un “especulador” y “mercenarios”, para el cual no son importantes las “caras” de quienes trabajan, o su dignidad. Y “algunas veces el sistema político parece animar a los que especulan con el trabajo y no a quienes invierten y creen en el trabajo.”

El buen empresario, el buen trabajador

En un pabellón de la acerería italiana Ilva algunas personas han hecho preguntas para el Papa: un empresario, un trabajador, un precario, un desempleado. En sus respuestas, el pontífice ha ensalzado las virtudes del “buen empresario”, “”la creatividad, el amor por su propio negocio, la pasión y el orgullo por el trabajo de sus manos y de su inteligencia y de los trabajadores” la “”capacidad de crear, crear puestos de trabajo, crear “productos”.

Están también las virtudes del trabajador: “A veces se piensa que un trabajador labora bien sólo porque se le paga: esto es un grave desprecio a los trabajadores y la mano de obra, ya que niega la dignidad del trabajo que comienza justamente en el laborar bien por la dignidad, por el honor”.

Por la dignidad del trabajo y del trabajador el Papa parece rechazar “la marca de ciudadanía o de desempleo” que algunos partidos políticos parecen sugerir para abordar el desempleo. El pontífice pidió “no ceder a la ideología que se afianza e imagina un mundo en el que sólo la mitad trabajan y los demás serán mantenidos por un subsidio social: debe quedar claro que el objetivo que se persigue no es el ingreso para todos, pero si el trabajo para todos, porque sin trabajo para todos no habrá dignidad para todos”.

Empresarios y trabajadores están unidos como “una familia”. Esto también determina el modo en el que se toman decisiones difíciles, como los despidos o quiebras. “Si y cuando tiene que despedir a alguien – dijo el Papa – es siempre una elección dolorosa y no lo haría si pudiera. A ningún buen empresario le gusta licenciar su gente. No. Quién cree que puede resolver el problema de su negocio con el despido de la gente, no es un buen empresario es un comerciante. Hoy en día vende a su gente, mañana… vende su dignidad. Se sufre siempre, y a veces de este sufrir nacen nuevas ideas para evitar el despido. Este es un buen empresario”.

Especuladores del mercado

Francisco también declaró que “una enfermedad de la economía es la transformación gradual de los empresarios en especuladores. El empresario no debe confundirse con el especulador: son dos tipos diferentes. El especulador es una figura similar a la que Jesús en el Evangelio llama ‘mercenario’, en oposición al Buen Pastor. El especulador no ama a su empresa, no ama a los trabajadores, pero ve a los trabajadores y la empresa sólo como un medio para obtener beneficios. Utiliza la empresa y los trabajadores para obtener beneficios. Despedir, cerrar, mover la compañía no le crea ningún problema porque el especulador utiliza, explota, come personas y medios para sus objetivos de beneficios”.

“Cuando la economía está habitado por más buenos empresarios, las empresas son amigas del pueblo y también los pobres. Cuando pasa a las manos de los especuladores, todo está en ruinas. Con el especulador, la economía perdió la cara y perdió las caras. Es una economía sin rostros. Una economía abstracta. Detrás de las decisiones del especulador, no hay gente y por lo tanto no ve las personas a ser despedidas y a ser cortados. Cuando la economía pierde el contacto con las caras de la gente real, así misma se convierte en una economía sin rostro y así se convierte en una economía despiadada. Hay que temer a los especuladores, no a los empresarios. ¡No, no hay que temer a los empresarios, porque hay tantas buenos! No, hay que tener miedo de los especuladores”.

“Sin embargo, paradójicamente, algunas veces el sistema político parece animar a los que especulan con el trabajo y no invierten y creen en el trabajo. ¿Por qué? Porque crea burocracia y controles, en el supuesto de que los actores económicos son los especuladores, y así quienes no lo son quedan en desventaja y quienes lo son les es posible encontrar los medios para evadir los controles y lograr sus objetivos. Se sabe que las regulaciones y leyes diseñadas para los deshonestos terminan penalizando al honesto. Y hoy hay tantos verdaderos empresarios,  empresarios honestos que aman a sus trabajadores, que aman la compañía, trabajando junto a ellos para llevar adelante la empresa: y estos son los más desfavorecidos por estas políticas que fomentan a los especuladores. Sin embargo, los empresarios honestos y virtuosos se están moviendo hacia adelante, al final, a pesar de todo.”

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.