Este niño tiene cáncer… Pero míralo a los ojos, nada está perdido

Gracias a organizaciones como Jóvenes contra el Cáncer en Ecuador, Gloria Quishpe, una madre de 39 años, no está sola en la lucha junto a su hijo contra esta enfermedad.  Precisamente, Javier, tiene 11 años y hace dos que fue diagnosticado con leucemia.

Los hospitales públicos solo colaboran con la mitad de los costos para su tratamiento, pero gracias a la férrea perseverancia y sacrificio para no abandonar el tratamiento Javier actualmente se encuentra en una situación favorable.

Pero el caso –recordado por El Comercio de Ecuador- de esta madre e hijo es tan solo un ejemplo. El cáncer es una de las enfermedades más extendidas en nuestra sociedad y suele implicar dolor, tratamientos costosos y largos procesos.  Cuando es un niño quien lo padece las interrogantes y la consternación suele ser mayor.

En los últimos días una vez más diversas organizaciones salieron a reclamar mayor apoyo a las familias, que se las acompañe de manera integral y que se contemplen los temas de costos. Y esto se dio luego de que se difundiera a través de la Fundación Cecilia Rivadeneira – ONG que ampara a niños que sufren de la enfermedad- un informe que establece  que el 54% de los niños con cáncer en Ecuador abandona el tratamiento en alguna fase del proyecto, por ende, terminan cayendo en la desesperanza tanto ellos como sus familias.

En cuanto a los motivos, el director de la ONG, Wilson Merino, entiende, reproduce El Comercio, que esto sucede, entre otras cosas, por razones económicas debido a los altos costos para quienes viven lejos de centros oncológicos tanto de medicinas como alimentación, transporte, etcétera.

Al mismo tiempo, subraya que si bien el artículo 50 de la Constitución ecuatoriana hace referencia al acceso a medicamentos gratuitos para enfermedades de este tipo, no siempre se cumple. “De la Ley a la implementación hay un reto gigante, hay un abismo”, indica.

Sin embargo, más allá de la sensibilidad que genera el tema, principalmente en el caso de los niños, el cáncer se puede curar y esto puede suceder en un alto porcentaje de casos (80-90%), tal como afirma a El Comercio de Ecuador la directora del Registro Nacional de Tumores de Solca, Patricia Cueva.

Esta fundación también sostiene otros datos en su sitio web. Por ejemplo, que el 34% de los niños con cáncer han sido rechazados de alguna manera por su enfermedad (principalmente en la escuela o en la calle) o que más de la mitad de las madres de Ecuador (62%) dejan de trabajar para acompañar a sus hijos pacientes.

Sin dudas, una situación de mucho dolor y congoja ante lo cual no queda más que afirmar que cuando te enfrentes a un niño con cáncer míralo a los ojos, ayúdalo a no abandonar el tratamiento, pues aún hay esperanza.  Javier te lo puede contar.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.